CUANDO TE LEVANTES BEBE ESTO Y DURANTE EL DÍA NO SUDARAS, NO OLERÁS MAL NI TENDRÁS MAL ALIENTO.

Muchas veces se ha comparado el cuerpo humano a una impresionante maquina, en el claro sentido de que todas sus partes trabajan en armonía para realizar una o varias tareas. Por esta razón al igual que un sistema cuando uno de sus componentes falla, todo el sistema falla y funciona mal.Un ejemplo cotidiano de esto es lo que nos sucede cada mañana al levantarnos, nuestra boca despide mal aliento debido a que las bacterias que se acumulan durante la noche en la boca generan este olor desagradable.Por eso mismo cada día al levantarnos lavamos bien nuestra boca, de hecho nos higienizamos después de cada comida que consumimos durante el día. Cuando lo hacemos así, mantenemos saludable nuestro organismo, los dientes y también evitamos despedir mal olor al hablar con otros.